ESCEN Menu

EL SISTEMA DE CENTROS DE ENERGIA

 

 

 

 

EL SISTEMA DE CENTROS DE ENERGÍA

 

El cuerpo desde una visión transpersonal

 

“El verdadero propósito de la vida es expresar en la existencia lo que somos en esencia”

 

La vida es pura energía, amor y conciencia. Este es nuestro verdadero potencial.

 

 

Nuestra escuela toma como punto de partida la visión de que todo ser humano posee un núcleo central, una esencia o alma, que es la fuente de todo lo que ira expresando a lo largo de su vida. Y, cuanto más lo expreso mas crezco, mas pleno me siento y más consciente soy, al tiempo que crece un sentimiento interior de presencia.


La idea que impulsa este trabajo es ayudar a las personas a reconocer y expresar este potencial en la vida cotidiana. Restablecer la armonía del cuerpo-mente y espíritu, y contribuir al desarrollo de un ser humano más integrado, más consciente de sí mismo y de su entorno.


Desde esta visión transpersonal impulsamos el desarrollo de una conciencia más amplia: poder intuir ser parte de algo más grande, de una inteligencia universal, de un amor universal. La Meditación facilita abrirnos a estos niveles de conciencia que nos llevan más allá de la conciencia individual: la dimensión espiritual del ser.

 

 

 

 

 

 

 

EL SISTEMA

 

UNA INVITACIÓN A EXPANDIR NUESTRO POTENCIAL DE SER

 

“La física cuántica ya ha confirmado que todo en la vida es vibración, que todo está en continuo movimiento”. El universo esta hecho de ruedas giratorias, los molinos, planetas, la rueda, el círculo de la vida”. Todo es circulación de energía. También hoy conocemos mucho más sobre los efectos que tienen sobre nuestro cuerpo y nuestra psique los bloqueos energéticos producidos por experiencias profundas del pasado, creencias y actitudes que alteran la frecuencia vibratoria de las células y de todo el sistema energético”.

 

El Sistema de Centros de Energía es un método de conocimiento, transformación y expansión de la conciencia que actúa en los diferentes planos del ser humano: físico, emocional, mental y espiritual.

 

Fundamentado en la Teoría de los Siete Centros de Energía, desarrollada por el Yoga, y en relación con el concepto de “Coraza Muscular” de Wilhelm Reich, desarrolla un trabajo en profundidad en cada uno de los siete segmentos corporales que se corresponden con los “centros de energía”.

 

Cada Centro de Energía se relaciona con un aspecto de la persona; tiene además su propia inteligencia y un modo de expresión característico. Nuestra propuesta es desplegar, integrar y tomar conciencia de estas energías, que ya existen en nosotros en potencia y desarrollarlas.

 

Los Centros de Energía y su relación con los aspectos físicos, energéticos y psíquicos del ser humano:


Haz Click en los centros de energia.

 

Nuestra propuesta es desplegar, re-conocer , integrar y tomar conciencia de estas energías, que ya existen en nosotros en potencia, y desarrollarlas.

 

Inicio

 

 

 

 

 

ORIGEN DEL SISTEMA

 

El Sistema de Centros de Energía tiene su origen en el Sistema Milderman, en Argentina. Susana Milderman, estudiante de teatro y danza contrae una artritis reumática, enfermedad degenerativa sin solución con la medicina clásica. Ella tuvo la intuición de que podía disolver los bloqueos de su cuerpo y de su mente, así comienza a investigar desde la propia experiencia, lo que la lleva a relacionar el movimiento del cuerpo con las emociones que afloraban de su mundo interior. Aprendió así a atender sus necesidades fundamentales y a desarrollar una conexión más auténtica consigo misma y con los demás. A escuchar y dejarse guiar, durante la Meditación, por su intuición que le indicaba el camino. Gracias a este proceso logró sanar su enfermedad y seguir bailando hasta los 80 años.


En 1948, con el nombre de Sistema Milderman se constituye en una terapia para la salud y el equilibrio psicofísico del ser humano.


En 1966, el Dr. Hugo Ardiles (2), médico, psiquiatra gestáltico y músico, discípulo de Susana Milderman crea en Argentina, el Sistema de Centros de Energía a través del cual describe de forma científica el funcionamiento integral del ser humano, basándose en la estrecha relación de los chakras y los cuerpos sutiles del yoga con las corazas musculares.


En 1986 Patricia Ríos, Instructora del sistema de centros de energía, Licenciada en Sociología y en terapia psico-corporal de Biosíntesis, introduce el Sistema de Hugo Ardiles en Europa: España, Suiza, Noruega e Italia donde continúa trabajando en la actualidad.

 

En 1992, crea y dirige la Formación de Instructores de movimiento de centros de energía y terapia correctiva profunda, y los grupos de instructores del Sistema en Barcelona y Bilbao. Coordina grupos de crecimiento personal: Movimiento- Conciencia, y atiende en consulta individual. Colabora con otros centros terapéuticos en el área de Cuerpo-Energía y Transformación.

 

En 2003 crea en Barcelona ESCEN, Escuela de Centros de Energía para el Desarrollo del Potencial Humano.

 

 

Inicio

 

 

 

 

 

WILHELM REICH Y EL YOGA

 

FUNDAMENTOS DEL SISTEMA DE CENTROS DE ENERGIA:

 

 

WILHELM REICH: ” La coraza muscular”

 

Reich, médico, psiquiatra y psicoanalista austriaco, discípulo inicial de Freud, introdujo en la psicoterapia el concepto de “coraza muscular”: una “tensión muscular crónica” que compromete la musculatura profunda. Las corazas musculares son defensivas porque limitan el sentir para protegernos de las experiencias dolorosas de la vida Dr. Hugo Ardiles toma este concepto y lo desarrolla para aplicar en el área del movimiento de centros de energía, el masaje correctivo profundo y la lectura del cuerpo, desarrollando una modalidad de trabajo corporal específica para los distintos tipos de coraza en relación a los centros de energía.

 

Estas corazas energéticas constituyen un freno a la libre circulación de energía; tarde o temprano terminan produciendo contracturas, dolor y dificultades de movimiento. Las corazas contienen la energía de la emoción frenada, aflojarlas con el movimiento y el masaje ayuda a liberar sus memorias.


Toda coraza energética almacena una historia congelada y olvidada: “lo no dicho, lo no llorado, el enfado que aguanté, las ideas negativas con respecto a mí mismo y al mundo”. Esta represión se transforman en tensión muscular y va dando forma a nuestro cuerpo, lo que desemboca en lo que llamamos la Postura Corporal: un modo psicofísico de estar, de movernos, de respirar, de sentir, de actuar, de pensar.

 

Las corazas se van disolviendo poco a poco al movilizar la energía retenida, lo que produce una limpieza de todo nuestro sistema energético, que incluye lo emocional y mental produciendo una sensación de libertad, bienestar y gracia.

 

 

EL YOGA

El Yoga, desde hace más de 2000 años nos habla de la existencia de los centros de energía. La energía vital o prana, circula por una complejísima red de tubos o canales de materia sutil que reciben el nombre de nadis y que nosotros denominamos “líneas de energía”. Pero además de circular por estos nadis, la energía pránica se acumula en unas estaciones o depósitos a los que se le da el nombre de “chakras” (“ruedas” en sánscrito), constituyendo verdaderos acumuladores, transformadores y distribuidores de energía.

Estos “centros” son los puntos de contacto de las estructuras sutiles con el cuerpo físico, por lo que son también verdaderos centros de conciencia, y que la medicina clásica ha homologado con los plexos nerviosos del Sistema Nervioso Neurovegetativo.


Según el Yoga, hay siete centros de energía principales distribuidos a lo largo de la columna vertebral que se comportan como una “unidad funcional”. Cada Chakra comprende un grupo de órganos, una glándula endocrina y un sector muscular coordinados por una porción del sistema nervioso central y un plexo del sistema neurovegetativo.

 

La distribución de energía depende de estos “centros” cuyos modos de funcionar hará que predominen determinadas funciones fisiológicas y determinadas cualidades psíquicas. Esta predominancia de unos aspectos y cualidades a expensas de otras más debilitadas o ausentes condiciona los modos de circulación de energía y afecta nuestra salud física y mental.


Nuestro trabajo produce una nueva distribución de la energía de nuestros chakras gracias a las sesiones de movimiento, la alineación del cuerpo, el masaje correctivo profundo y la meditación.

 

 

Inicio

 

 

 

 

 

 

LOS SIETE CENTROS DE ENERGÍA: Breve Descripción

 

LA RELACIÓN DE LOS CENTROS DE ENERGÍA CON LOS ASPECTOS FÍSICOS, ENERGÉTICOS Y PSÍQUICOS:

 

1º Centro Bajo o raíz: ubicado en la base de la columna vertebral es el generador de la energía y el responsable de la salud orgánica: nos conecta con la fuerza vital, la seguridad, la autoafirmación y la confianza en uno mismo. Nos aporta solidez y constancia. “Pararse sobre los propios pies”. Nos da la fuerza necesaria para defender el espacio propio y poner límites. Necesitamos el elemento fuerza para materializar un proyecto, incluso para defender una idea. El primer Chakra representa la vida de la materia. El sentimiento de pertenencia a un grupo. “La energía tribal”. La supervivencia.


2º Centro Lumbo-Sacro, abarca la región lumbar y la pelvis. Es el distribuidor de la energía generada por el primer Chakra. Es por ende el responsable de la salud. Es el centro de la sensualidad y la sexualidad. Se mueve por la atracción entre energías afines en el modo de sentir la vida. Sentimos la capacidad de disfrutar de la vida, de unirnos a otros en un clima de alegría y libertad, su cualidad es la fluidez y la flexibilidad.


3º Centro del Plexo Solar: Rige la vida emocional. En el yoga la emoción es “maya”, que significa ilusión y fantasía. También significa “red” o “tejido”: lo que nosotros tejemos con los estímulos que recibimos del mundo externo. Expresar significa “presión hacia afuera”, emoción: “movimiento hacia afuera”. Poder expresar las emociones guardadas produce gradualmente una limpieza energética necesaria para poder avanzar en la vida. En la medida que esto ocurre aparece la ternura, la empatía y el sentido estético unido a la belleza como cualidades propias de este centro. Comenzamos a apreciar el lado positivo de la vida. “La vida se ve del color del cristal con que la miramos”. Es la fuente del poder personal. Tenemos la capacidad de elegir nuestra vida y hacernos responsables de nuestras elecciones. Podemos elegir ser felices.


4º Centro Cardiaco: Es la casa del los sentimientos y las relaciones. Confianza, compasión, ayuda, generosidad, entrega, nobleza, son las energías naturales de este centro cuando está equilibrado. Es, además, un centro de ideales y aspiraciones que guían nuestra conducta. El trabajo más importante de la vida es des- acorazarlo para que deje de ser un generador de lucha y competitividad y pueda manifestar su verdadera naturaleza que es el amor genuino. Sanar las relaciones y toda la red de vínculos para poder amar sin condiciones.


5º Centro Laríngeo: Rige las funciones intelectuales, el aprendizaje y la técnica. Gracias a este centro conocemos el mundo y podemos comunicar lo que pensamos y sentimos de una forma ordenada y clara. Debido a los aprendizajes y la cultura en que crecemos puede también transformarse en un centro de control: el juicio y la crítica ejercen una función represora de este centro sobre todos los demás aspectos de nuestra vida: “No debo”, “esto es bueno, o es malo”. Aguantar lo que me disgusta, hacer lo que no quiero para responder a expectativas externas produce un alejamiento y más tarde una desconexión de lo que siento, lo que deseo y soy. Disminuir el exceso de control, soltar la auto exigencia y darnos cuenta de las creencias e ideas que rigen nuestra vida, y poder cambiarlas, es el trabajo del centro laríngeo.


6º Centro Frontal: Asiento del “Yo Superior”; el “observador imparcial” nos muestra el camino de la aceptación de todo lo que acontece dentro y fuera de nosotros sin juzgarlo. Representa la mente creativa. La intuición. Su desarrollo entrena la atención en el aquí y el ahora; poder estar presentes, sin apegos al pasado ni preocupados por el futuro.


7º Centro Coronario: Es la antena que nos conecta con lo transpersonal. La intuición de ser parte de algo más grande que nosotros mismos. “Consciencia Espiritual”. La técnica más directa para despertar este nivel de conciencia es la Meditación.

 

Inicio

 

 

 

 

 

 

METODOLOGIA

 

Para acercarnos a una mayor armonía energética utilizamos un sistema de terapia corporal sostenida por una visión espiritual del ser humano

 

LA MUSICA, EL MOVIMIENTO EXPRESIVO, LIBRE Y GUIADO. LA CREATIVIDAD Y EL ENCUENTRO

 

LA ALINEACIÓN DE LA POSTURA, EL SISTEMA CORRECTIVO, EL MASAJE PROFUNDO,

 

EL YOGA DE CENTROS DE ENERGIA, LA MEDITACIÓN.

 

 

 

EL MOVIMIENTO EN EL SISTEMA DE CENTROS DE ENERGÍA

 

La expresión como camino de sanación: El Movimiento Expresivo produce una expansión de la energía que vitaliza todo el cuerpo y la mente y nos da la posibilidad de liberar lo que ha quedado congelado en el cuerpo gracias al desbloqueo y la liberación de las tensiones musculares. Es un proceso creativo donde cada uno se encuentra consigo mismo; con su vitalidad y su fuerza, con la libertad de expandirse y la alegría que esta expansión le produce; con su dolor, con la necesidad de sentirse acogido, con la posibilidad de recibir, con la capacidad de dar y conectar con los demás; con el pudor, con el derecho a expresar rabia y sentirse aceptado. Con todo lo que uno es.

 

Lo Corrección Postural y la disolución de las corazas energéticas: El Movimiento Correctivo moviliza, suelta y ablanda la rigidez de las distintas partes del cuerpo. Este proceso desarrolla nuevas posibilidades y amplía el abanico de movimientos disponibles lo que aumenta mi potencial creativo y expresivo e incrementa la percepción interior tanto física como psíquicamente. Este aspecto correctivo constituye un sistema para decodificar los mensajes inscritos en el cuerpo.

 

El Masaje Correctivo Profundo interviene sobre las capas profundas de la musculatura y las articulaciones más rígidas. Su función principal es producir cambios en la postura corporal y remitir el dolor asociado, tanto emocional como físico. Es también una terapia que integra cuerpo y alma al ir sanando y creando un nuevo modo de reconocerse y vincularse con los otros y con la vida.

 

La meditación al final de la sesión de movimiento nos vuelven al estado natural de la mente, el silencio, lo que produce una expansión de conciencia que trae una nueva comprensión de sí mismo, los otros y del Universo: La Conciencia de Unidad. Este es el estado de conciencia del el 6º y el 7º Chakra que representan la dimensión espiritual del Ser.


“El MOVIMIENTO COMO FUENTE DE TRANSFORMACIÓN Y LIMPIEZA EMOCIONAL”. Cuando comenzamos a movernos y a poner nuestra energía en movimiento comienzan a descongelarse emociones, sentimientos, creencias, deseos, incluso anhelos, cuyas memorias estaban reprimidas en nuestras interior- “las corazas energéticas”-.

El movimiento, con músicas específicas para cada Chakra, el ritmo, la expresión, el contacto, el masaje, la meditación, nos dan la oportunidad de reencontrarnos con aspectos nuestros que casi hemos olvidado: vitalidad, fuerza, alegría, gozo, libertad, voluntad, amor, creatividad, conciencia de unidad. Esta ampliación de la conciencia de “quién soy” impacta en nuestro “modo de estar en la vida” y de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

 

 

Inicio

 

 

 

 

 

 

BENEFICIOS DEL SISTEMA


Cada segmento corporal relacionado con un “centro de energía” posee su propia inteligencia y tiene un modo característico de manifestarse que se relaciona con unas capacidades humanas bien definidas (Ver descripción de los siete centros de energía), y cuyo desarrollo nos lleva a la experiencia de completitud e integridad.


En la medida que des acorazamos nuestro cuerpo-mente y nos liberamos de tensiones musculares crónicas, se limpian nuestros centros de energía de emociones y creencias antiguas. Significa que, las cualidades positivas de los distintos “centros”, que también se han ido activando, comienzan a formar parte de nuestra vida cotidiana. Recuperamos la energía que estaba invertida en sostener los bloqueos, la fuerza personal, la alegría sin motivo, estamos más conectados y más en el aquí y ahora. Me transformo y se transforma no solo la propia vida, también toda mi red de vínculos y mi relación con el mundo.


Los beneficios en relación a cada centro de energía


Centro Bajo o Chakra Raíz: Recuperamos el contacto con la tierra. Se desarrolla una inteligencia orgánica que nos capacita para escuchar las necesidades de nuestro cuerpo físico: comer bien, descansar lo suficiente...Aprendemos a defendernos mejor en la vida al tener un mayor contacto con el instinto de supervivencia. Obtenemos la seguridad necesaria para sostenernos en nuestros propios pies y ser independientes a nivel material. Aumenta el sentimiento de seguridad y confianza en uno mismo. Es 1º Chakra es el motor que vitaliza a todo el cuerpo.


Centro Lumbo-Sacro o Chakra Sexual: La energía circula bien, derretimos nuestros límites y bloqueos, hay menos barreras entre yo y el mundo. Siento gusto y placer en todas las actividades de la vida. Cuando estamos más relajados fluimos mejor con los otros. Hay más alegría. La sensualidad y la sexualidad están despiertas. Me siento más libre. Honro y disfruto mi sexualidad. La salud es nuestro estado natural cuando la energía se distribuye por todo el cuerpo sin atascos.


Centro Medio o Plexo Solar:
Estamos en contacto con lo que sentimos y necesitamos, aumenta la inteligencia emocional para procurarme la calidad de vida que me satisface. Cuando se limpian las cuestiones pendientes del pasado puedo apreciar la mitad del vaso que está llena. Siento ternura, empatía y aprecio la belleza de la vida. Hay un cambio de chip: del no tengo, no puedo al Si Tengo, Si Puedo; Siento la fuerza para realizar los cambios que necesito y ser Feliz. Elijo mi vida y soy responsable de mis decisiones.


Centro Cardíaco o Chakra del corazón:
Estamos más en contacto con nosotros mismos y con los demás desde el corazón. Muestro más lo que siento a todos los que me rodean aunque no los conozca. Aumenta mi autoestima y mi confianza en la vida y en el amor. El Chakra del corazón, en nuestra cultura no suele ser nuestro punto de partida. Pero la evolución del ser nos mueve a abrirnos y a poder sentir todo el amor que llevamos dentro. Necesitamos más que nunca ablandar la rigidez de la coraza cardiaca, perdonar y amar sin condiciones.


Centro Laríngeo o Chakra de la garganta: cuando ejerce su función plena e inteligente es un facilitador de la expresión de uno mismo. Es el comunicador, el puente de unión mente- cuerpo. Liberamos las tensiones musculares de la represión y el control exagerado, soltamos el criticón que llevamos dentro: La mente empieza a saber lo que el cuerpo siente y el cuerpo asume su conexión con el espíritu. Desaparecen las migrañas y los dolores cervicales cuando soltamos la auto exigencia, el aguante y el control. Respondemos con libertad y espontaneidad a las situaciones que se nos presentan sin juicios previos.

 

 

Inicio